Equipo de Diseño: Arq. Andrés Remy – Arq. Hernán Pardillos – Arq. Julieta Rafel – Arq. Juan Etala – Diego Siddi – Arq. Lilian Kandus – Arq. Carlos Arellano
Project Manager: Arq. Julieta Rafel
3D: Arq. Martín Dellatorre – Arq. Lilian Kandus
Maqueta: Arq. Hernán Pardillos – Coral Banegas – Bárbara Schubert

Interiorismo: Estudio PLAN interiorismo
Arq. Cecilia Timossi – Arq. Mauro Bernardini
Colaboradores: Arq. Gisela Colombo , D.I. Carolina Worcel

 

Fotos: Alejandro Peral

Superficie:1200m²

Ubicación: Acassuso, Prov. de Buenos Aires

Año: 2012

La casa, ubicada en el partido de San Isidro en la localidad de Acassuso se encuentra implantada en un barrio residencial de baja densidad sobre un terreno irregular en forma de diamante.

Ante esto, se propuso como idea rectora comprimir la edificación para liberar el terreno y así poder abrirse a las mejores orientaciones. Por ende, propusimos un prisma en forma de V que toma las irregularidades del terreno generando su propio paisaje interior, fundiendo así los límites entre interior y exterior.

En cuanto al programa se desarrolla en tres niveles. En el subsuelo, dispuesto a medio nivel por debajo de la cota de la calle, contiene el área social, como ser el garaje, playroom, quincho y spa; en planta baja encontramos funciones públicas  y en un primer piso las privadas. Esta disposición programática nos permitió generar una idea de recorrido amable y atrapante que vincula el exterior con el interior.  El recorrido exterior, a través de una escalinata de piedra,  nos sorprende en su remate al vislumbrar un estanque de agua elevado, colorido y en movimiento, como antesala al acceso principal. Un ecosistema que varía según la estación del año y que dota de un paisaje propio a esta vivienda.Este estanque rebalsa, y cae, copiando la textura del plano de chapa oxidada, y se mece sobre una bandeja de agua que se encuentra situada en el patio interior del subsuelo, rodeado de verde.El agua tratada como elemento integrador, cose los  niveles de la casa, visualmente conectados a través estos claros de luz o patios interiores.

Una casa en movimiento, con una audaz idea de recorrido, que a medida que se desarrolla va formando terrazas verdes que dan al rio, en donde la naturaleza se hace presente, componiendo un cuadro armonioso con el hormigón de la fachada. Los interiores cálidos, se vuelven diáfanos, y permeables a través de los grandes ventanales, que desdibujan los limites de esta vivienda. La conexión exterior entre los distintos niveles se da de manera orgánica, a través de barrancas que cosen la planta baja con el subsuelo y rematan en los patios interiores.

Una obra que supo crear su propio paisaje interior, con una respuesta única al desafío que suponía la implantación y el programa funcional.

Un paisaje hecho casa.






Recent Portfolios